Actualidad

LEVANTAMIENTO DE LA BONAERENSE

Anoche surgió una protesta de la policía Bonaerense en diferentes puntos de la provincia pero con una concentración masiva en las puerta de la casa del gobernador Axel Kicillof. El pedido es un aumento salarial, pero en estos momentos en que la bonaerense está en el ojo de la tormenta por los casos de inseguridad en la provincia, la acumulación de denuncias por gatillo fácil y abuso de autoridad, sumado a la presunta participación en la desaparición de Facundo Astudillo Castro, cubre de un manto oscuro toda esta movida.

La semana pasada cerró con un anuncio del presidente Alberto Fernández de un plan de “inversión en seguridad” para la provincia de Buenos Aires. 38 mil millones de pesos destinados a equipar a la fuerza, poner 10 mil efectivos más en la calle y la construcción de 12 cárceles nuevas en la provincia con 5 mil plazas para “dar respuestas” al pedido de mano dura de un sector de la sociedad.

Sin embargo, anoche la policía bonaerense se alzó contra el gobernador so pretexto de un problema salarial. Como los policías en actividad no pueden hacer huelga, la movilización que cubrió varios puntos de la provincia estuvo encabezada por familiares de los efectivos, personal retirado y exonerados que exigen un 64% de aumento. En la noche de ayer armaron una barricada en la intersección de las calles 5, entre 51 y 53, donde está la residencia de gobierno que actualmente tiene Axel Kicillof. Hoy por la mañana los efectivos se concentraron en el comando de patrullas de 526 y 21 y se negaron a salir a patrullar.

Rápidamente el gobierno provincial salió a intentar pacificar el asunto con una conferencia de prensa en conjunto del jefe de gabinete de la provincia Carlos Bianco, con el ministro de seguridad, y jefe de la bonaerense, Sergio Berni. “Este jueves o viernes va a haber un anuncio importante de aumento a las fuerzas” manifestó el jefe de gabinete. “Era algo que ya estaba previsto, pero por las circunstancias que se han vivido en el día de ayer nos parece pertinente ratificarlo y asegurarlo para dar tranquilidad a la fuerza policial” agregó la mano derecha de Kicillof. Pero a su vez se mostró sorprendido por la situación dado que hace 10 días venían negociando en buenos términos este incremento salarial. Esto es una clara muestra de torcer el brazo ante la presión policial. Todo un síntoma negativo para la gestión política.

Por su parte, Sergio Berni intentó explicar el levantamiento porque el Plan Integral anunciado por el presidente está destinado al personal y esto generó un “quebranto en la cadena de mando”. “Hubo una cierta cantidad de oficiales que no fueron ascendidos en tiempo y formas. Una de las cosas importantes es recomponer la carrera policial” manifestó el ministro.

Sin embargo, hay detalles que no se pueden soslayar dado el momento en que suceden las cosas. La bonaerense se encuentra tremendamente cuestionada por estos días. En los primeros días de agosto Correpi publicó un informe que mostraba que en lo que va de la gestión de Sergio Berni al mando de las fuerzas de seguridad hubo al menos 62 casos de muertes en las que efectivos estaban involucrados, y en 38 de esos casos la responsable era la policía bonaerense. El 61,9% de esos hechos fueron gatillo fácil. Lo que muestra una fuerza represiva al taco. “Cada vez que, en el marco de crisis como la que hoy atravesamos, se ha recurrido a estos grandilocuentes “Planes de Seguridad”, lo único que aumentó fue la inseguridad en las calles para los sectores más vulnerables frente al aparato estatal” manifestaron desde la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional.

Además, no se puede dejar de lado que esta fuerza, que en los noventa durante el gobierno de Eduardo Duhalde recibió el mote de “maldita policía”, está involucrada en la desaparición seguida de muerte de Facundo Astudillo Castro en Villariño, al sur de la provincia. La familia de Facundo, más precisamente su madre, le apunta a los efectivos que lo detuvieron en la vera de la ruta 3 como los responsables de una desaparición forzada que cuenta con el encubrimiento del fiscal Ulpiano Martinez y del mismísimo Sergio Berni.

Tampoco deja de levantar sospechas quienes encabezan la protesta. Se habla de “personal exonerado” sin explicar quienes tienen esa condición. El Reglamento Disciplinario Policial marca que “la exoneración sólo será decretada cuando mediare condena judicial por delito grave o infamante”. Es decir, que ayer encabezaron la protesta efectivos separados de la fuerza por cometer algún delito, ya sea por ser parte de bandas delictivas, narcotráfico, asesinato de personas, en fin, no hay un delito particular, pero lo claro es que están condenados y apartados de la fuerza. En Agosto de 2018, la entonces gobernadora, maría Eugenia Vidal, había anunciado una suerte de “reforma” en los procedimientos para exonerar a los policías que estuviera denunciados por falta graves. En ese momento hablaban de 11 mil efectivos. También en aquél momento se hablaba de la incorporación de 6 mil efectivos y un plan de ascenso más integral, algo que aparentemente nunca sucedió porque este gobierno está tapando los mismos parches.

Lo extraño es el momento político de este levantamiento. En plena pandemia, cuando las fuerzas deberían estar controlando la circulación deciden aglomerarse y manifestarse. En el mismo momento, en Pilar sucedía el extraño caso de Lázaro Baez. Que por orden de la justicia federal accedió a la prisión domiciliaria, pero supuestos vecinos del barrio privado, encabezados por referentes macristas de la zona, prohibieron el ingreso, sin que mediare participación de la fuerza liderada por Berni que no dio las condiciones para que se cumpla una medida judicial.

El clima desestabilizante crece. La crisis interna entre los responsables de las fuerzas a nivel nacional y provincial hace poco comprensible una linea en la política de gestión de las fuerzas que da lugar a este tipo de hechos ¿Será verdad lo que trascendió en las últimas horas de la desobediencia de la Gendarmería Nacional y la Policía Federal para disipar la protesta de la bonaerense como habría mandado la ministra Frederic?¿Las expresiones golpistas de Duhalde hace poco tiempo, que relación tienen con estos hechos? El “zabeca” de Banfield siempre tuvo su zona de influencia en la PBA y sobre todo en sus fuerzas. Habrá que seguir con atención todo lo que suceda.

2 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s