Actualidad

SEDICIOSOS

La Policía Bonaerense continúa su alzamiento a pesar de que está previsto un anuncio de aumento para mañana. Con las patrullas y las armas las protestas también se replicaron en la Quinta de Olivos. Hubo bombas molotov y un frenético pedido de sindicalización a pesar de que está prohibido por ley y que la Corte Suprema no lo permitió ante un pedido en 2017.

La bonaerense continúa tensionando la situación política en la provincia de Buenos Aires. Su reclamo, que inició el lunes a la noche, continúa en pie a pesar de que desde el gobierno de Kicillof ya anunciaron que se van a dar aumentos, y se prepara un anuncio más detallado para las próximas horas.

Exigen un aumento salarial de alrededor del 60%, en ya un salario de miseria que ronda los 30 mil pesos, pero que no es muy diferente a lo que percibe una maestra, un médico o algún trabajador o trabajadora estatal. Sin embargo, y sin antecedentes en los últimos 4 años donde perdieron el 29% de poder adquisitivo, tomaron los móviles policiales y las armas y decidieron tomar las calles.

El gobierno de la provincia en primer término dio ayer una conferencia de prensa manifestando que ya estaba previsto tratar el tema salarial de la policía para final de esta semana. Pero esto no basto, las manifestaciones continuaron tomando temperatura fogoneados por medios de comunicación y políticos opositores.

Exigen que se hagan presentes el gobernado o el ministro de seguridad del área, además de que se les asegure que no van a ser sumariados por esta acción, esto último a sabiendas de que están cometiendo un delito. La Constitución Nacional contempla en su artículo 22 que “El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta Constitución. Toda fuerza armada o reunión de personas que se atribuya los derechos del pueblo y peticione a nombre de éste, comete delito de sedición” por esto el uso de las armas y herramientas proporcionado por el Estado para una movilización es un delito, en este caso sedición.

Por otro lado, se reclama una sindicalización de la policía, algo que esta vedado por la Constitución Nacional y que fue rechazado por la Corte Suprema de Justicia en el año 2017, cuando la misma Bonaerense quiso solicitar personería gremial para conformar un sindicato y el entonces  Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación del macrismo lo prohibió.

El hecho político del día, el más grave, es la manifestación en la Quinta de Olivos, la residencia presidencial, que fue rodeada de patrulleros. Hubo una explosión de una bomba molotov y los uniformados, con las armas en la cintura, se manifiestan en un lugar que no corresponde, ya que dependen del gobierno de la provincia.

A todo esto, el presidente se expresó sobre el tema en un acto realizado en una maltería en la localidad de Quilmes. “Las necesidades que vive Buenos Aires no se resuelven escondidos en patrulleros tocando sirenas, se resuelven hablando frontalmente. Y el Gobierno Nacional va a afrontar este problema junto con el gobernador” expresó. Y agregó “En estos días de pandemia vemos cómo afloran las miserias de algunas almas aprovechando el momento de crisis que vivimos. No es ético aprovechar la pandemia para profundizar las crisis y para reclamar cosas que son difíciles de resolver” respecto de la politización de la pandemia.

Y si de macrismo hablamos, tenemos que hablar de la irresponsabilidad de los dirigentes de Juntos Por el Cambio en las últimas horas, rociando con fuego el conflicto. Cristian Ritondo, ex jefe de la policía durante la gestión de Vidal y actual diputado nacional, manifestó por el manejo del conflicto “Si a éstos les estalla un episodio de esta magnitud a los nueve meses de Gobierno no quiero imaginar que pasará más adelante”. Esa fuerza es la que está mostrando su poco compromiso por la democracia, la UCR sacó un comunicado culpando al presidente y al gobernador, pero nunca condenando el levantamiento de la fuerza. Por otra parte, no hubo una sola manifestación del ala “responsable” de la oposición. Ni Rodriguez Larreta, ni la ex gobernadora Maria Eugenia Vidal expresaron alguna posición en defensa de las instituciones y la democracia.

La ministra de gobierno de la provincia,Teresa García, en un raíd mediático intento fue contra estas declaraciones y remarcó “”Hay una estrategia de algunos sectores intransigentes de la oposición que batallan contra cualquier decisión de Alberto Fernández y Axel Kicillof para generar malestar”.

Mientras tanto, el gobernador y el ministro de seguridad siguen sin hacer declaraciones públicas. Probablemente se esté esperando que quienes se levanataron en armas depongan su actitud para sentarse a hablar.

Lo cierto es que este hecho es muy peligroso en una región que ya ha visto como las fuerzas policiales inician una acción desestabilizadora del orden democrático. Pasó en Bolivia y lo intentaron en Ecuador. Dijimos Nunca Más hace más de 40 años, hoy hay que agregar, Ellos No Son Trabajadores Como el Resto.

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s