Actualidad

DISCURSO PROGRESISTA, MEDIDAS CONSERVADORAS

En la peor semana en materia económica de lo que lleva la gestión de Alberto Fernández, el gobierno decidió ceder a la presiones de los sectores acomodados del campo con una reducción de impuestos a la exportación de soja. Una medida que contrasta con la crisis y la necesidad de redistribución para apalear el aumento de la pobreza en el país que afecta al 56 % de les niñes.

En una conferencia de prensa realizada el jueves, el ministro de economía, Martín Guzmán, anunció un paquete de medidas que de fondo buscan estimular el ingreso de dólares al país. Pero que genera mayor concentración de riquezas en pocas manos, a la vez que podría disparar precios. Se bajó la alícuota de derechos de exportación de granos de soja de 33% al 30% por lo que resta del año. Mientras que a los aceites se bajo del 31 al 27 %. En cuanto al biodisel se bajó el pago de 30 al 26% en octubre. Además anunció un Programa de Compensación y Estímulo para Pequeños y Medianos Productores de Soja por una inversión pública de 11.500 millones de pesos.

“Se busca fortalecer el frente externo y las reservas del país de modo de generar condiciones de mayor estabilidad, que nos permitan tener un ambiente más propicio para generar empleo, producción y desarrollo” dijo Guzmán.

Esta serie de medidas no hace más que favorecer a los sectores que vienen impulsando una alzada del valor de los dólares en el mercado paralelo. Desde el anuncio del presupuesto para el próximo año, las corridas cambiarias producidas por el mercado financiero y estimuladas por los productores de soja, que venden su producto en esta moneda, llevaron el valor a casi $150 pesos.

El negocio de la soja

Hoy el grano de soja se está pagando $22850 pesos la tonelada en el mercado de Rosario. Una hectárea de campo produce 4,5 toneladas del grano. Es decir que, por hectárea $102825. Un pequeño productor en la zona núcleo del país (Buenos Aires, Santa Fe, La Pampa, Córdoba) tiene entre 200 y 500 hectáreas. O sea, lo mínimo que tiene en cada cosecha del grano es $20565000. Como la soja es un comoditie, es decir, se rige por los precios internacionales, una variación en el precio del dólar produce un incremento en las ganancia.

Lo cierto es que los millones de pesos que dejarán de ingresar en las arcas del estado por la baja de las retenciones son fundamentales para apalear la profunda crisis social que vive el país. Y no se condice con el discurso del gobierno. Siguiendo las cuentas. A un pequeño productor de 200 hectáreas, con la disminución de 33 por el 30, en una cosecha se le retribuirán $616950. Es decir, que en un sólo productor se perderán 62 IFE, o sea, 62 familias menos percibiría el ingreso tan fundamental en estos días de pandemia.

Presiones para la devaluación y el aumento de la pobreza

Si bien el aumento del dólar paralelo no impacta de lleno en la inflación, dado que esta se determina por el valor oficial de la divisa norteamericana, si genera un clima de inestabilidad, azuzada por la oposición política y los medios de comunicación. A la vez que presiona al gobierno y al Banco Central para generar una devaluación de la moneda nacional a precios que beneficien a los exportadores, pero que encarecerían las condiciones de vida del pueblo.

El INDEC anunció esta semana que el 40,9% de la población se encuentra bajo la línea de la pobreza. Y que 6 de cada 10 niñes del país son pobres. La pandemia es un factor determinante para estas cifras, ya que la economía tuvo que paralizarse, aún más de lo que venía paralizada la economía Argentina en los años del macrismo, al punto de que el segundo trimestre del año el PBI cayó 19 puntos.

En diferente países se está optando por un esquema de mayor redistribución de los ingresos y mayores impuestos para poder contener a las personas que caen en la desocupación o en el parate de actividades por las medidas de prevención de la salud.

En nuestro país, ese parate impactó fortísimo dada la fragilidad de la economía. La pandemia encontró al país en cesación de pago de sus deudas y con la capacidad instalada de la industria funcionando a la mitad de sus posibilidades. En este contexto el mercado sojero estuvo conteniendo la venta de su producción a la espera de una devaluación que incremente a su bolsillo.

En el país más de 12 millones de personas tuvieron que ser contenidas por las medidas del gobierno por la pandemia. Hablamos de IFE y ATP. Aunque esto no alcanza para que la pobreza deje de crecer. El impuesto a las grandes fortunas, que afectaría tan sólo a 12 mil personas, va desde patrimonios de 200 millones de pesos a 3 mil millones, se presentó el 28 de agosto en el Congreso y todavía duerme el sueño de los justos. Discurso progresista, medidas conservadoras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s