Actualidad

COMO SI MACRI NUNCA SE HUbIESE IDO, ARGENTINA APOYA A LA DERECHA DE LA REGIÓN CONTRA VENEZUELA

En el marco de una reunión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, el gobierno argentino decidió alinearse a los gobiernos de extrema derecha de la región y votar a favor del informe Bachelet sobre la situación de ddhh en Venezuela. El informe desarrollado por la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidad, la chilena Michelle Bachelet, muestra una mirada sesgada sobre la situación vivida en la república bolivariana, con afirmaciones asignadas a testimonios de personas que no viven en Venezuela y que están identificadas con las fuerzas políticas de oposición del gobierno de Maduro. Argentina deja de lado su histórica postura anti intervencionista y se alinea a posturas de la derecha de la región que en sus propios países tiene los trapos bien sucios.

El informe dice que entre 2018 y 2019 hubo una crisis social y económica que provocó inflación y disminución de los ingresos públicos “a raíz de una drástica reducción en las exportaciones de petróleo” dice el informe. A raíz de esto, la población sufriría una violación a los derechos económicos y sociales. Aunque no toma en cuenta que dichas caídas de las exportaciones se trataron a un bloqueo decretado por el gobierno de Donald Trump en enero del 2019, por motivos políticos, consideraba fraudulenta las elecciones. Esto provocó una caída del 50% de los ingresos de Venezuela, por la caída de las exportaciones a Malasia e India, a donde se destinaban. Hubo un descenso del descenso de 70% de la producción de barriles de petróleos diarios. Teniendo en cuenta que los hidrocarburos en Venezuela aportan 89 de cada 100 dólares que ingresan al país, he ahí la cuestión.

También remarcan que el gobierno ha aplicado numerosos aumentos del salario mínimo vital y móvil, aunque esto no alcanza para poder lograr un salario de subsistencia. Y que en entre las problemáticas más grandes se encuentran los alimentos y los medicamentes. Aunque aclara que el gobierno destina el 75% del presupuesto anual a la inversión en el área social. Acusa que “El desvío de recursos, la corrupción y la falta de mantenimiento en la infraestructura pública, así como la subinversión” son los factores para una violación a los derechos a un nivel de vida adecuado. No se aporta una sola prueba de esto.

En cuanto al derecho de alimentación el informe manifiesta que en Venezuela el gobierno no garantiza el acceso a una alimentación básica y que no acude a la ayuda internacional. En abril de 2019, el gobierno de Mauricio Macri envió 29 toneladas de alimentos como “ayuda humanitaria “a las fronteras en Colombia, pero se trataba de un caballo de Troya que pretendía hacer ingresar a golpistas que responden a Juan Guaidó. El gobierno de Maduro prohibió el ingreso a esa “ayuda”.

Cuando habla de “Libertad de expresión y opiniones” remarca que en Venezuela “En los últimos años el Gobierno ha tratado de imponer una hegemonía comunicacional imponiendo su propia versión de los hechos”. Ahora, que queda para aquellos países en donde los medios hegemónicos, que responden a intereses transnacionales coercionan contra los dirigentes del campo popular. Hablamos de Argentina, Brasil, Chile, Ecuador. Allí, la “hegemonía comunicacional” funciona desde los grandes monopolios mediáticos en conjunto con el establishment empresarial. Allí también se viola el derecho a la libertad de opinión. Tampoco se condenan a los países en los que se registran casos de asesinatos de periodistas y comunicadores por su labor. En México, desde el año 2000 hasta la fecha se registras 135 asesinatos relacionados con su labor. En el mandato de Enrique Peña Nieto hubo 47 casos, con Manuel López Obrador ya hubo 15. Sin ir más lejos, en Colombia, justo al lado de Venezuela, desde 1977 hasta agosto de 2015 asesinaron 153 periodistas.

Se denuncian ataques contra miembros de la oposición. Asesinatos, persecuciones, violaciones. Esas mismas voces no se alzan contra las vejaciones a los derechos humanos en su propio país. En Chile se violan ddhh a cada hora, allí Bachelet no realiza ningún informe. La semana pasada tiraron de un puente a un joven de 16 años en plena capital trasandina, Bachelet, que fue presidenta de ese país y no hizo nada por desarmar la estructura de Carabineros, ahora tampoco dijo nada.

Estas decisiones están más cerca de ser una venia al poder del imperialismo de Estados Unidos y su intento intervencionista en la región, en una tierra minada de riquezas de petróleo, como es Venezuela. El apoyo de la Cancillería al informe Bachelet, alineándose al grupo de Lima con personajes nefastos como Piñera, Bolsonaro, Iván Duque, Donald Trump, es una pésima muestra de sublimación a los intereses del norte y una señal para los poderes fácticos que presionan en nuestro país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s