Actualidad

“EL NIVEL DE CONTAGIOS ESTÁ POR ENCIMA DE LO RECOMENDADO PARA LA APERTURA”

Finalmente llegó el inicio del ciclo lectivo previsto para este 17 de febrero en donde se retomaron las clases presenciales en Ciudad de Buenos Aires. Sin embargo, los docentes no están de acuerdo con el regreso a las aulas por no estar garantizadas las necesidades básicas mínimas para evitar que sean una bomba de tiempo por el crecimiento de los contagios. Por ello, Ademys desplegó un paro por 72 horas y con la posibilidad de que se extienda hasta la próxima semana.

Entre bombos y platillos se anunció el regreso a la presencialidad en las aulas en la Ciudad de Buenos Aires a partir de este miércoles 17 de febrero. Sin embargo, la situación epidemiológica pone a las aulas sean un vector para la aparición de un rebrote, o nueva ola, de contagios de coronavirus. Con el conocimiento de la circulación comunitaria de las nuevas cepas del virus, más contagiosas y posiblemente más letales, y con la vacunación con un pie encima del freno, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta busca atraer rédito político como una de las gestiones que “más rápido abrieron las escuelas”, a expensas de la salud de trabajadores docentes y no docentes, alumnos y familiares.

Por ello, estudiantes de Nivel Inicial (45 días a 5 años de edad, incluyendo la Modalidad de Educación
Especial), estudiantes de Primer Ciclo de Nivel Primario, estudiantes de Primer Ciclo de la Modalidad de Educación Especial y estudiantes del Ciclo Básico de Nivel Secundario y Primer Ciclo de la Modalidad Técnico Profesional, de Nivel Secundario tendrán que acudir a las aulas a partir de esta fecha.

Sin embargo, desde los gremios docentes y desde organizaciones de familias de alumnos se manifiestan en contra de la reapertura ya que consideran que no se garantizan las condiciones mínimas para un regreso seguro. El gremio Ademys manifiestan que “En la CABA, como en todo el país, los gobiernos empujan una vuelta a clases presenciales mientras todos los indicadores muestran que el nivel de contagios está por encima de lo recomendado para dicha apertura, siendo un contexto de muchísimo riesgo, que -como ocurriera en otros países- se prevé generará un incremento de contagios y muertes evitables”.

En la última semana, y con la preparación para la reapertura, se denunciaron las pésimas condiciones de infraestructura en la Ciudad. Que se encontraban en las mismas condiciones que cuando cerraron en marzo de 2020. En algunos casos se encontraron con baños cerrados, ventilaciones insuficientes y hasta restos de ratas muertas. “En todos estos meses el gobierno no ha realizado las obras de re-adecuación de los establecimientos educativos” expresan desde Ademys. A esto se suman los cerca de 132 casos positivos registrados en los resultados de los testeos previos.

De fondo continúa la problemática de la falta de conectividad de niños y niñas que el año pasado no pudieron acceder a las clases virtuales. El Estado no garantizó el acceso a dispositivos y puntos de conexión, fundamentalmente en los barrios populares. Esto se suma a un recorte de 317 mil millones de pesos del Plan Sarmiento, para la provisión de dispositivos tecnológicos, además de un recorte presupuestario del 7,6%, siendo el más bajo desde la asunción de Mauricio Macri en 2007 hasta la fecha. Hoy la Ciudad destina el 17,18% de su presupuesto en educación, casi un 10% menos que 10 años antes. Esto afecta a becas y obras. Asimismo, continúa el debate por los cupos en las escuelas, que no están garantizados y que muchos chicos corren el riesgo de perder si los padres deciden no llevarlos por miedo a los contagios.

Desde el Estado Nacional no se hizo mucho para evitar la apertura irresponsable de aulas. El ministro de educación, Nicolás Trotta, delegó en cada distrito la responsabilidad de decidir si se vuelve o no. La Nación simplemente se abocó a crear un semáforo sanitario para “recomendar” o no la apertura de las escuelas. Y aunque el presidente, Alberto Fernández, cerró el Consejo Federal Educativo la semana pasada con la expresión “Nada es más importante para nosotros que la salud y la educación de los argentinos, porque sin salud no hay presente y sin educación no hay futuro”, el ministro Trotta manifestó que “consideramos que están dadas las condiciones con las particularidades de cada una de las regiones de nuestro país para tener una presencialidad en las escuelas”.

Desde la organización de los docentes estiman que lo que sucede en la Ciudad se replicará en todo el país, dado que no habría condiciones para un retorno seguro a las aulas. “Ni Trotta ni Fernández han garantizado el regreso a clases de manera segura” manifestó Mariana Sacayola, Secretaria Adjunta de Ademys, en la conferencia de prensa desarrrollada esta mañana en las puertas de la sede del Gobierno de la Ciudad.

2 replies »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s