Actualidad

OTRO NOMBRE SE AGREGA A LA TRISTE LISTA DE FEMICIDIOS: GUADALUPE CURUAL

Tenía 21 años, vivía en Villa La Angostura, y sufrió de femicidio por parte de su ex pareja Bautista Quintriqueo, la noche del martes 23 de febrero en plena avenida céntrinca de su ciudad. Lo había denunciado 3 veces en el último año y medio. El femicida tenía una orden de restricción, y sin embargo, continuaba hostigándola y amenazándola. “Voy a matarte a vos y a quién esté con vos” escribió el femicida por Whatsapp a la víctima.

Guadalupe era madre de una beba, fruto de su relación con el agresor, había rehecho su vida amorosa, luego de una tormentosa relación con Quintriqueo. Sin embargo, éste seguía acosándola. Por ello, la joven lo había denunciado en tres ocasiones por violencia de género, por maltratos físicos y psicológicos. Por ello, un juez de familia de Villa La Angostura, había dictado una restricción contra el agresor, para impedir el acercamiento a la víctima. Pero no le proveyeron un botón antipánico, ni controlaron que no rompa este cerco perimetral.

Bautista Quintriqueo, el femicida

En las últimas 48 horas, antes del femicidio, Quintriqueo la estaba acosando vía Whatsapp. En la noche del martes la esperó y la persiguió por la calles de la ciudad andina, la víctima corrió a los gritos pidiendo ayuda hacia la avenida Arrayanes, en el centro de la ciudad, y ante la presencia de la pareja de la víctima, de transeúntes y turistas, le clavó un cuchillo en el esternón y la mató. El femicida amenazó a quién intentara interponerse, de hecho hirió a la pareja de Guadalupe, huyó corriendo a la terminal de micros de la ciudad donde intentó herirse con el arma blanca, y en ese momento fue reducido y detenido por una pareja de policías que circulaba de casualidad por la zona, ya que estaban en su día franco.

Como es de esperar el repudio y la movilización popular por el femicidio de Guadalupe no se contuvo. En el mediodía del miércoles familiares, amigos y militantes de organizaciones feministas marcharon por las calles de Villa La Angostura hasta la fiscalía de la ciudad. La bronca se desató contra el fiscal Adrián de Lillo y el fiscal jefe Fernando Rubio. Se les exige la renuncia dado que no intervinieron en ningún momento ante las denuncias que Guadalupe radicaba contra Quintriqueo.

Esto vuelve a poner a las claras la falta de acción estatal ante la denuncia de una mujer que se encuentra en estado de indefensión contra un hombre que las acosa y agrede. La justicia y las fuerzas de seguridad se muestran inmutables ante el riesgo que corre una víctima de violencia de género que pide a gritos ayuda. Las respuestas llegan tarde, cuando hay que lamentar otra vida perdida. En el país hay un femicidio cada 29 horas, según cifras de Mumála. En la última semana contó notoriedad los casos de Úrsula Bahillo e Ivana Módica, víctimas de sus parejas o ex parejas. Hoy se agrega Guadalupe. La sociedad ya dijo basta hace rato, ¿Hasta cuándo las instituciones seguirán mirando para otro lado?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s