Actualidad

“EL DESARROLLO FUTURO SERÁ VERDE O NO SERÁ”, EL DOBLE DISCURSO DE ALBERTO

El presidente Alberto Fernández en su informa ante la Asamblea legislativa hizo mención acerca del compromiso de Argentina con la “agenda verde” y medio ambiente. Sin embargo, en el mismo discurso planteó como motores del desarrollo nacional actividades que están vinculadas con el daño ambiental. ¿El presidente tiene una postura pour la galerie?

EL ORO BLANCO QUE CONTAMINA

Ya en la apertura legislativa del año pasado Alberto Fernández se refirió a la producción de litio en el país. “Es una gran oportunidad para aumentar las exportaciones” había expresado el presidente, dando a entender que dicho elemento químico, tan preciado en el mundo por la adaptación a las nuevas tecnologías, era central para su eje de gestión. Este año volvió sobre la posibilidad de explotación del litio en el norte argentino, donde se encuentra una de las cuencas más importantes del mundo, ahora en referencia a la aparición de producción de automóviles eléctricos.

La exploración de litio lleva un proceso nocivo para el ecosistema de los salares de donde se sustrae. En el proceso se utiliza una gran cantidad de agua dulce para conseguir el carbonato de litio, se combina con químicos tóxicos, desde donde se produce la salmuera de donde se sustrae. Esto provoca la salinización del suelo y del agua, contaminación del aire, pérdida de biodiversidad y desequilibrio del sistema hidrológico de la región. Según el Observatorio de Inversiones en Latinoamérica la extracción de salmuera repercute, en diferente medida, y dependiendo de las características de cada salar, en el balance del sistema hidrológico de estos ecosistemas. Puesto que el consumo de agua por la actividad minera del litio está, por lo general, por encima de la capacidad de recarga de la capa freática (agua subterránea). Por eso remarcan que  “la minería del litio en salares es una minería del agua”.

Por eso, hablar de explotación de el llamado “Oro blanco” significa un importante riesgo para el medio ambiente y para las comunidades que lo habitan. Sobre todo para las comunidades originarias que son quienes habitan la zona de impacto.

VACA MUERTA, LA ESPERANZA CONTAMINANTE

Desde su descubrimiento el yacimiento neuquino denominado “Vaca Muerta” es la “esperanza” argentina para conseguir la soberanía energética y para la exportación de un recurso estratégico en el sector energético. Por eso, Alberto Fernández en su discurso sostuvo “Vaca Muerta es la segunda reserva de gas del mundo, un combustible clave en el marco de la transición energética que los países impulsan para minimizar los efectos del cambio climático”.

Sin embargo, para poder conseguir el gas o petróleo que allí se encuentra sedimentado, el proceso que requiere es extremadamente peligroso para el medio ambiente. En Vaca Muerta se utiliza el “Fracking” como método de explotación, que es una fractura hidráulica de las rocas para poder extraer el bien que se desea. En este proceso también se utilizan grandes cantidades de agua y de compuestos químicos que en el proceso logran contaminar los suelos, además de que se producen verdaderos desastres ambientales.

El periodista especializado en medio ambiente, Darío Aranda, mostró en su blog los impactos del fracking en Vaca Muerta en los últimos años. “En su corta vida en Argentina el fracking acumula derrames, explosiones de pozos y «pérdidas» de pastillas radioactivas (se utilizan para «perfilajes», radiografías en profundidad)” . En los números están las muestras. La secretaría de ambiente neuquina registró dos derrames promedio por día en la cuenca neuquina en donde se emplaza Vaca Muerta. Además, entre 2015 y 2018 las petroleras admitieron 3368 «incidentes ambientales» en la zona. Eso se traduce en contaminación lisa y llanamente.

EL CAMPO QUE MATA

“Vamos a promover la inversión agroindustrial con incentivos impositivos y previsibilidad para estimular las inversiones en el sector, generando más empleo y valor agregado” manifestó el presidente ante la asamblea. Inversión en agroindustria se traduce en aporte para que continúe el modelo de producción de alimentos ligados a la explotación indiscrimida del suelo.

El agronegocio en Argentina ha provocado un desastre natural inconmensurable. El monocultivo provocó desmineralización de la tierra, lo que provoca sequías e inundaciones cíclicas. Además, para poder obtener una producción masiva en tiempos récords se emplean agroquímicos e insecticidas que contaminan la tierra y que envenenan a pueblos enteros. Cuando el presidente habla de “promover” ese tipo de inversiones representa un altísimo riesgo ambiental.

Nada mencionó Alberto Fernández sobre el incentivo de producción de alimentos sustentables a partir de la agroecología. Siendo qué las organizaciones campesinas que militan este sistema productivo vienen abogando por la posibilidad de acceder a la tierra y poder conseguir herramientas que ayuden a una producción a mayor escala de una mayor cantidad de familias.

La agenda ambiental no es una cuestión de discursos únicamente. Tiene que tener su correlación en acciones concretas porque los daños ambientales son irremediables. Las formas extractivistas de producción a gran escala y con una extremada voracidad, está llevando a una extinción de los recursos naturales con consecuencias irrecuperables. Por eso, no se puede en un mismo discurso abogar por una “agenda verde” y a la vez promover actividades que atentan contra la vida en el planeta. Es cierto lo que dice el presidente, “El desarrollo futuro será verde o no será”, lo que debe decidir es de qué lado dejará parada a su gestión.

1 reply »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s