Actualidad

CHUBUT: LA AGRESIÓN AL PRESIDENTE, ESPIONAJE POLICIAL Y PATOTAS DE UOCRA

En Chubut la situación está caldeada y eso quedó en evidencia con el ataque sufrido por el presidente en su visita a la zona de incendios. Y si bien desde el discurso oficial se plantea que esas agresiones se desprenden de los manifestantes, lo cierto es que las asambleas mineras históricamente han sido pacíficas y, por lo general, son víctimas de la violencia institucional y de los grupos de choque de la política.

Los asambleistas contra la minería denuncian que hay un plan político de llevar adelante la megaminería, por presión del lobby minero, que tienen, de alguna manera, cooptada a la provincia a partir de dirigentes subyugados a esos intereses y la fuerza policial y parapolicial, generando miedo en la población. Lo que pasó con el presidente es una muestra más de la impunidad con que se manejan. 

El sábado 13 de marzo cuando el presidente fue a la zona de desastre los vecinos de Lago Puelo se movilizaron para reclamar porque habían perdido todo. El enojo es evidente a raíz de qué viviendas enteras se perdieron por el desastre en la Comarca Andina. “En esta situación crítica nosotros veníamos advirtiendo que se podía dar algo así” manifiesta Silvina Borgia de la asamblea contra la Minería.

Y la situación crítica es una provincia que lleva 3 años adeudando salarios, en dónde a trabajadores y jubilados se les paga escalonadamente, a los rescatistas que luchan contra el fuego les deben entre 2 y 3 meses, y con un conflicto docente que no cesó aunque desde el gobierno nacional, el ministro Nicolás Trotta diga lo contrario. 

En este contexto los vecinos llegaron hasta el presidente. Un presidente que no contó con la seguridad necesaria, y que tuvo la complicidad del ministerio de seguridad de Chubut. El ministro, Federico Massoni,  “Uno de los personajes más perversos y cínicos que tiene este gobierno” según Silvina Borgia, misteriosamente no estuvo en el lugar. Sin embargo, sí se hizo presente el aparato de espionaje de la policía Chubutense. Los móviles policiales de civil filmaron la visita presidencial. Es decir, se utilizó el espionaje para controlar a los vecinos. “Lejos de contener a la gente, lo que hizo el ministro Massoni es ver como detonaba todo, grabarlo y después fue a denunciar a los militantes que reconoció, a los chubutenses que reconoció, en una conferencia de prensa en la que contó quiénes son, cuánto cobran, donde trabajan y donde viven” menciona Silvina Borgia. Seis personas fueron detenidas, apuntadas por los hechos, que fueron liberados días más tarde. 

Federico Massoni, ministro de Seguridad de Chubut

Además, se registró que hubo civiles que tiraron piedras contra la comitiva presidencial y luego huyeron en una camioneta Duster cuya patente estaba registrada a nombre de la policía. “Uno pensaría que no tienen la inteligencia suficiente como para no utilizar un vehículo que pertenece a la fuerza. Pero en realidad lo que creemos que pasa es que tienen tanto nivel de impunidad que hacen las cosas de esta manera” expresa Borgia.

Lo de los infiltrados no es nuevo.  En 2020 las asambleas se manifestaron en el domicilio del diputado Roddy Ingram, un activista pro minería, y un personaje muy despreciado por la comunidad, porque, entre otras cosas, piensa que tiene un cargo soberano. Se movilizaron hasta su domicilio dado que era imposible encontrarlo en la legislatura porque la cámara provincial no volvió a sesionar de forma presencial.  La movilización fue pacífica, sin embargo, otra vez hubo denuncias de infiltrados que tiraron piedras y rompieron vidrios en el domicilio del legislador.  

Otro situación clave de lo que es el aparato represivo en Chubut es la presencia de integrantes de la UOCRA en la manifestación. La patota del sindicato de la construcción golpeó a los manifestantes, mientras la policía miraba inerte la situación.

Está utilización de la UOCRA como fuerza de choque en la provincia no es nueva. Ya en 2012, cuando se modificó la ley minera la UOCRA fue a reprimir a los vecinos autocontrol de Esquel. Y el año pasado, en medio del debate de la rezonificación minera una patota de la UOCRA apretó a la diputada Leila Lloyd Jones, manifestándose en la puerta de su casa, por su postura antiminera, sin que le manden un sólo móvil policial para su auxilio.

“Acá estamos en la provincia donde desaparecieron a Santiago Maldonado durante meses y después lo sembraron en el río, a 300 metros de donde había desaparecido, y donde la comunidad pasaba constantemente, y después se encontraron con que el cuerpo estaba ahí. Esta es la provincia en la que pasan estas cosas. Por eso no nos extraña que se sientan impunes, porque de hecho vienen cometiendo barbaridades” manifiesta Silvina Borgia en una clara demostración de la impunidad con que se manejan las fuerzas de choque del poder político y el poder económico. “Esas son las situaciones que nosotros vivimos, por lo tanto, no nos sorprende nada de este gobierno provincial” sentencia Borgia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s